Tratamiento de depresión

Somos especialistas en el tratamiento de la depresión en Madrid. Si bien en nuestra vida cotidiana son normales las oscilaciones del ánimo, cuando éstas alcanzan un cierto grado nos hallamos ante un problema psicológico. La depresión se va a manifestar a través de la tristeza, la pérdida de ganas para realizar cualquier actividad y de la capacidad para disfrutar con aquellas que antes nos resultaban agradables, sensación de vacío, una angustia que se manifiesta especialmente al levantarse, crisis en las relaciones sociales y personales -incluidas las relaciones sexuales- al perderse el interés, sensación de inutilidad, falta de iniciativa y, sobre todo, sensación de inmenso vacío.

tratamiento_depresion

Los síntomas de la depresión (ánimo decaído, tristeza, pérdida de placer en las actividades, insomnio o hipersomnia, fatiga, agitación motriz, sentimientos de inutilidad o culpa…) son conocidos por todos. El problema sobreviene cuando la persona que lo sufre, o los que lo rodean, han de plantearse buscar y elegir un tratamiento: ¿es un problema que solo se resuelve con medicación? ¿Se puede tratar con un psicólogo? ¿Conviene acudir tanto a psiquiatría como a psicología? Hace años, se consideraba que la depresión solo se podía tratar mediante la medicación con antidepresivos. Poco a poco, la mayoría de las personas que sufrían una depresión, y también numerosos psiquiatras, entendieron que la medicación se prolongaba durante años sin llegar a una resolución definitiva del problema, cuando no se complicaba con el paso al trastorno bipolar, y que, por tanto, era importante buscar la ayuda de un psicólogo. Este orienta al paciente a realizar una lectura distinta de todas las cogniciones, razonamientos o pensamientos que suelen torturarlo, y que se centran de forma habitual en su bajo estado de ánimo. Además, lo ayuda a recuperar las ganas y el deseo por las distintas cosas que constituyen habitualmente una vida. En la actualidad, salvo en las depresiones graves, mayores, en las que la medicación e ingresos hospitalarios son necesarios, cada vez se tiende más a prescindir en un tiempo razonable de la medicación y abordar los distintos síntomas de la depresión mediante un tratamiento psicológico.

Tratamiento psicológico de la depresión

¿Qué consiguen los tratamientos psicológicos de la depresión? Lo que aportan es una mayor comprensión de los mecanismos psicológicos que llevan al ánimo depresivo, las formas eficaces de enfrentar esos mecanismos, así como lograr que el sujeto recupere una vida normal, plena, con un deseo vivo, y, sobre todo, que todo eso se consiga en un tiempo mucho más corto de lo que se planteaba cuando solamente se medicaba. Además, la resolución de su trastorno psicológico mediante la psicología suele evitar que se produzcan recaídas.

El trabajo clínico comienza con un análisis funcional de los síntomas psicológicos o conductas problematicas. Se estudia la relación de esas conductas con elementos del contexto personal y social del paciente. Para ello, se exploran los antecedentes (próximos y remotos) y los consecuentes. Es decir, cómo se han producido las emociones, pensamientos o cogniciones y conductas presentes en la depresión y qué otros se han derivado de la presencia de los primeros, de los antecedentes. Algunos psicólogos, de acuerdo a una de las teorías con las que se puede abordar la depresión, proponen la programación de actividades al paciente para que recupere los refuerzos que necesite para sentirse bien; para otros, se trata de rectificar las creencias y cogniciones de quienes padecen una depresión, ya que son sus distorsiones cognitivas (su negatividad, verse inferior, creer que no tiene futuro) las que lo conducen y mantienen en la depresión, y lograr que las modifique racionalmente. De esa forma, logra liberarse de los pensamientos automáticos que lo hacen sentirse tan mal y afrontar la vida de una manera nueva. Para otra teoría, el sujeto se encuentra en una situación de indefensión aprendida y eso le conduce a un sentimiento de desesperanza que no lo deja actuar. Por supuesto, está la teoría biológica, que considera que la depresión es consecuencia de un desequilibrio de los neurotransmisores y por eso se ha de medicar para recuperar el equilibrio y con él la salud.

La depresión puede desencadenarse por muchos motivos pero tiene solución, aunque debe realizarse un tratamiento personalizado

Para nosotros, el abordaje de la depresión parte de la premisa de que la persona que acude a nuestra consulta es porque entiende y asume que su depresión es efecto de conflictos psicológicos para los que no ha encontrado solución, y que su manera de pedir ayuda es mediante los síntomas que suele presentar ese trastorno. El más importante entre ellos es la enorme dificultad que tiene el sujeto para sostener su deseo en las distintas áreas de su vida. Eso hace que no pueda mantener sus actividades o iniciar otras nuevas, que no pueda disfrutar de la relación con los demás y que su única sensación sea la desesperación o esa desesperanza de la que, decíamos antes, habla alguna teoría. Ayudar a recuperar ese deseo o, mejor, a quitar los obstáculos que impiden que actúe como motor de la vida es el objetico principal. Para ello, primero, estudiaremos su contexto vital, lo que lo pueda haber afectado en el pasado, y su forma de respuesta a esos sucesos, sentimientos o pensamientos. En ese sentido, no es casualidad que algunas depresiones se presenten en momentos vitales muy importantes, como, por ejemplo, en el postparto, tras una ruptura sentimental o tras la pérdida de un ser querido. Después, mediante la expresión de sus emociones y recuerdos, y de la manera en que razona lo que le sucede, lo ayudaremos a entender los mecanismos inconscientes que lo han llevado a ese callejón sin salida en que se ha convertido su depresión. Porque nadie sufre porque quiere, sino porque hay cuestiones que se escapan a nuestra conciencia, a nuestro control, y que actúan de una forma automática. Por tanto ayudamos a que esa persona que acude a nosotros entienda esos automatismos para lograr corregirlos e impedir que vuelvan a llevarlo a sentir esas emociones tan negativas con las que se ha encontrado al empezar a sufrir la depresión. Al final, de lo que se trata es de recuperar el placer por la vida y que la apuesta por el futuro recobre todo su valor.

Póngase en contacto con nosotros si quiere que le facilitemos más información por su caso en concreto.

 
Problema

Realizamos un completo diagnóstico de su problemática

Solución

Planteamos un tratamiento completamente personalizado

Recuperación

Realizamos un seguimiento posterior en todos los casos